La Tate Modern

Tate Modern, Londres
Vistas de Tate Modern

Dicen que alrededor de seis millones de personas visitan la galería Tate Modern al año. Con esa presentación, no hacen falta muchas palabras: si vas a Londres y te gusta el arte, es una parada obligatoria de la que disfrutarás. Está ubicada en Bankside (metro Southwark) y ocupa un edificio que antiguamente era una central eléctrica. Tiene un hall enorme, prácticamente vacío, por el que entra mucha luz y da sensación de espacio; aunque no es un lugar cálido por su casi total ausencia de color. Dos arquitectos reformaron este edificio, asumiendo el difícil reto de convertir una fábrica de electricidad… en un museo. ¡Increíble!

Entrar a la Tate Modern es gratis y puedes hacerlo todos los días excepto el lunes. Ofrecen servicio de audioguía por poco más de una libra, que te ayudará a aprender un poco más sobre las obras de arte que estás a punto de ver.

Algunos cuadros que no puedes perderte son los que firma Mark Rothko o algunos de nuestros muy queridos y reconocidos artistas Picasso y de Miró, que harán que te sientas muy orgulloso de ser español. Yo misma irrumpí en la sala diciendo «¡¡estos cuadros son míos!! ¡¡a que me los llevo!!» ante la mirada sorprendida de los vigilantes y guardias de seguridad.

Por último, una recomendación exclusiva para viajeros como vosotros, uno de esos consejos escondidos que pocos saben: en el piso más alto de la Tate (creo que es el séptimo) hay una cafetería que ofrece unas vistas magníficas de la catedral de St. Paul, los puentes, el Támesis y todo lo que alcances a ver con tus ojos. ¡Cuidado! Muchos se quedan en la cafetería de la 4º planta, pero tú lees el blog de viajes así que eso no te puede pasar a ti: sigue a la última planta y tendrás fotos únicas y un secreto que guardar.

¿Dónde queda la Tate Moder?


Ver mapa más grande

Mira más sobre Europa

Silueta de ciclista al atardecer en un horizonte minimalista.

¿Harías más 1000 kilómetros en bici por Reino Unido?

soldado británico

Calendario de Adviento Viajero: Cuando Oliver Cromwell prohibió la Navidad

pulteney

Visitar Bath en un día

Descubrimos si Bristol merece la pena

2 comentarios

  1. Si vuelvo a Londres lo primero que haré será subir hasta la séptima planta, buen consejo :).

    Por cierto un puntazo lo de ir gritando »estos cuadros son míos, a que me los llevo» , los británicos no son muy amigos de este tipo de bromas.

    Curioso lugar, no lo conocía.

    Jesús Martínez
    Vero4travel

    1. No dejes de compartir si te ha gustado la «sorpresa» de la séptima planta :-) y las fotos!

      Respecto al humor inglés… tengo mucha suerte de que no suelan hablar español, sino creo que estaría en una lista negra de «Not Welcomed into the United Kingdom». Pero que conste que es solo eso, sentido del humor :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *