La Ruta del Whisky de Edimburgo

Tenía muchas ganas de escribir esta entrada porque Escocia y Whisky son dos palabras que van siempre juntas. Quiero contarte todo sobre dónde tomar el mejor whisky en Edimburgo, qué tipos de whisky es recomendable probar durante tu viaje a Escocia, e incluso por dónde empezar si es tu primera vez con esta bebida que los escoceses que hablan gaélico conocen como usquebaugh, o agua de la vida.

He de reconocer también que escribir esta entrada fue una de las cosas más divertidas que hemos hecho con la “excusa” de El Blog de Viajes, ya que durante unas cuantas semanas dedicamos los jueves después de trabajar a probar diferentes pubs de Edimburgo, aumentando así nuestro conocimiento local y también acostumbrando nuestros paladares a nuevos sabores y olores de esta bebida alcohólica tan escocesa… que hay que consumir con moderación.

Los básicos del whisky escocés

Lo primero que tienes que saber es que para que un whisky sea escocés debe cumplir una serie de condiciones obligatorias, establecidas por varias leyes y regulaciones oficiales del gobierno.

Eso quiere decir que puede haber otros whiskies por el mundo y pero si no cumplen estas normas, no pueden llamarse Whisky Escocés o como dicen los estadounidenses, “Scotch”.

Botella y copa de whisky - Tomar un whisky en Edimburgo

La primera regla es que ha de ser destilado en Escocia. Además, sus ingredientes deben ser agua y cebada malteada; además de un poco de levadura para la fermentación.

Una vez destilado, todo whisky que quiera ser escocés, deberá de envejecer en Escocia, usando barricas de roble, como mínimo durante tres años. Después de su tiempo de descanso, el whisky escocés es embotellado con al menos 40 grados de alcohol por volumen.

Todos los whiskies que cumplen con esas indicaciones son escoceses, y a su vez se dividirán en cuatro categorías distintas atendiendo a dos factores:

Single o Blended

“Single” hace referencia a que el whisky se ha producido en una sola destilería, utilizando agua y cebada malteada, sin añadir nada más. “Blended” quiere decir que el whisky es una mezcla de whiskies de varias destilerías.

Malt o Grain

“Malt” significa que solo se utilizó cebada malteada (single malt, blended malt), mientras que “Grain” quiere decir que se usaron otros cereales.

Combinando las diferentes posibilidades, puedes tomarte por ejemplo un whisky que sea single malt, que quiere decir que es solo de cebada malteada y producido en una sola destilería con alambiques o un blended malt, que de nuevo solo llevaría cebada malteada en su composición de cereales pero puede ser una mezcla de dos o más whiskies de este tipo.

Cada persona tiene su preferencia en cuanto a tipo de whisky y como siempre mi recomendación es que pruebes un poco de todo para ver qué es lo que más te gusta a ti.

 

Nuestros lugares preferidos para tomar un whisky en Edimburgo

Bennets Bar

Muy cerca del Usher Hall y al lado del Kings Theatre nos encontramos con Bennets Bar.

Se trata de un pub tradicional de Edimburgo que lleva abierto desde 1839 – casi doscientos años de historia, aunque no siempre tuvo el mismo nombre. La decoración es la misma que había en la época victoriana y la verdad es que es un establecimiento de lo más acogedor.

Sirve todo tipo de bebidas y también algunos platos de comida; aunque destaca por su extensa carta de cervezas y sus más de 150 variedades de single malt whiskies. Con tantos nombres en el menú, nosotros mismos dudábamos sobre qué pedir, así que le preguntamos al barman que estaba detrás de la barra, que demostró estar a la altura de nuestras exigencias: no sólo sabía muchísimo sobre whisky sino que además supo escuchar nuestro gusto personal.

Frente del bar - Tomar un whisky en Edimburgo Bar por dentro - Tomar un whisky en Edimburgo

En Bennets Bar nos tomamos un Glenlivet de 12 años, un single malt que es ligero y suave pero sin duda supuso un buen comienzo en nuestra andadura whiskera. Proviene de la zona de “Speyside”, que está en el noreste de Escocia, justo encima de la zona de Whisky de las Highlands.

Esta área es hogar de algunas de las destilerías más conocidas mundialmente como Macallan, Glenfiddich, Cardhu o Tamdhu. Nuestra recomendación es probar al menos un par de estas marcas y de ahí movernos hacia sabores más complejos… aunque como decíamos al principio del post, también puedes seguir tu intuición.

Usquabae

Justo al comienzo de Princes St encontramos este bar de Whisky que está un poco escondido ya que su entrada es bastante confusa: en lugar de entrar al primer bar que ves al cruzar la puerta, tienes que bajar las escaleras. Nosotros casi nos lo perdimos pero cuando llegamos al local que realmente era, nos encantó.

Se trata de un pub más moderno que Bennets donde hay pequeños reservados con mesas para que cenes con absoluta tranquilidad e intimidad. Un lugar muy especial donde, además de tomar un dram de whisky, puedes quedarte a cenar.

Entrada a bar - Tomar un whisky en Edimburgo

Una cosa que me gustó mucho es que ofrecen una experiencia llamada “sabores de Escocia” (A Taste of Scotland) que consiste en un menú degustación típico (4 platos y dos postres) que puedes acompañar si quieres de un maridaje de whisky. El precio es muy competitivo y si no fuera porque no hay muchas alternativas vegetarianas, yo ya lo habría hecho.

En Usquabae nos tomamos un Kilchoman en su variedad Loch Gorm. La destilería que lo produce está en Islay, una de las islas Hébrides y pudimos sentir como el sabor cambiaba por completo respecto a los otros que probamos. Esta región produce algunos de mis favoritos, como Ardbeg y Laphroaig, sólo para aquellos viajeros que se atrevan con cierta intensidad. Los escoceses suelen decir que los whiskies de las islas son más fuertes porque arrastran con ellos el sabor a sal del mar… y aunque es un pensamiento bastante romántico, no puedo estar más de acuerdo.

Arol escogiendo un whisky - Tomar un whisky en Edimburgo

The Black Cat

Edgar Allan Poe tiene un cuento de terror que se titula “The Black Cat” que es conocido como uno de los cuentos que más miedo dan de la historia de la literatura. En Edimburgo hay un pub que tiene este nombre y sin duda es el más gótico y lúgubre de los establecimientos que hemos visitado en nuestra ruta whiskera. Sin embargo, nos sorprendió positivamente, ya que su carta tiene alrededor de 200 marcas de whisky y aunque no tienen un menú degustación como tal, puedes pedir a los camareros que te den menos cantidad de los que te interesen, para probar.

Otro punto a favor de “The Black Cat” es que durante la semana tienen música escocesa en directo (Lunes, Miércoles y Jueves a partir de las 9.30; domingos a partir de las 4.30), lo que hace que sea un planazo para cualquier viajero interesado en la parte folclórica de Escocia.

Miriam frente al bar - Tomar un whisky en Edimburgo Interior del bar - Tomar un whisky en Edimburgo

Nosotros nos tomamos un Laphroaig, que es un single malt de la región de Islay… de nuevo, uno de mis preferidos, y es que la cabra tira al monte (o a la región de Islay en este caso!)

Scotch, en el Hotel Caledonia

Muy cerca de la estación de Waverley se encuentra el Hotel Caledonia, que además de ser uno de los edificios más bonitos del centro de Edimburgo, también se trata de uno de los mejores hoteles de la ciudad, con sus cinco estrellas. Dentro del hotel se encuentra Scotch, un pequeño bar muy lujoso y 100% escocés que aunque es un poco más caro que la media de lugares para beber whisky, es una experiencia que yo recomendaría a los más apasionados. Tiene algunas marcas que yo no había visto nunca y su barman es todo un experto.

Yo recomendaría tomar un blended whisky (ya que hasta ahora solo hemos tomado single malts en este post). Una buena opción es alguno de los blended malt como un Ballantine’s o Johnnie Walker, dos de las marcas escocesas más famosas internacionalmente.

Otra opción interesante es atreverse con un single grain, es decir, un whisky que lleva otros cereales además de cebada malteada, como Haig Club, que tiene un sabor más dulzón y vainillado. Este whisky se produce en la destilería de Cameronbridge, la más antigua de Escocia haciendo single grain.

Teuchters

Este pub, con dos locales diferentes en la ciudad, es toda una institución en Edimburgo. En la zona de Leith está el más grande de los dos, que puedes aprovechar para visitar mientras vas a ver el Britannia o a dar una vuelta por el puerto. Si te pilla mejor el centro, tienen otro muy cerca de St Mary’s Cathedral.

Su carta de whisky es tan larga que estarás varios minutos mirándola y es posible que tantas opciones te dejen todavía más confundido. Por suerte, tanto el barman como el resto de personal de ambos locales pueden hacerte una recomendación.

Bar vacío - Tomar un whisky en Edimburgo

Nosotros aprovechamos para cenar algo, ya que tienen un montón de opciones vegetarianas y veganas en su menú, y después de la cena disfrutamos de un Glenmorangie Signet, un whisky single malt que destaca por su sabor bastante dulce. Los escoceses lo consideran perfecto para tomar en los postres. La destilería de este whisky está en Tain, en el corazón de las Highlands Escocesas.

Resumiendo, para viajeros con prisa y sin tiempo para leer: no puedes venir a Edimburgo y no probar al menos un sorbo de algún whisky escocés. Su sabor es fuerte, tu garganta arderá y sentirás ese golpe en el estómago. El mismísimo escocés Alexander Fleming, que descubrió nada menos que la penicilina, dijo: “un buen trago de whisky a la hora de dormir… no es científico, pero ayuda”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *