Por qué no debes visitar la librería Lello en Oporto

No visitar la Librería Lello

La cola antes de entrar

Estantes altos y tallados, escaleras de madera que brilla con elegancia, alfombras mullidas, luces de una decoración palaciega… Todo parece mágico en la librería Lello de Oporto, pero no lo es.

Presentada al mundo como “la librería más bonita del mundo” (título entregado tal vez por la Asociación de Boniteros Internacionales) es un sitio que todas las guías te dicen que deberías visitar en Oporto.

Según sigues planificando tu viaje se convierte en un lugar que no te quieres perder y que quieres fotografiar para tener un recuerdo imborrable o para decir “yo estuve allí”, pero hay algo más que nadie te cuenta de la librería Lello.

Cuando llegas a Rua das Carmelitas 144 e intentas entrar en esta espectacular y famosa librería no puedes. Un guardia de seguridad en la puerta no te dejará pasar a menos que tengas una entrada.

Sí, para entrar tienes que pagar entrada.

Si quieres comprarla tendrás que caminar hasta un negocio que hay en la esquina (a unos 20 metros) y pedirla allí.

El precio sube año a año. Comenzó siendo 3 euros y lo fueron subiendo de 50 céntimos hasta llegar a los 5 euros actualmente. Aunque debo decir que te devuelven el dinero si compras un libro.

Si lo que quieres es hacer algo que no te cueste nada de dinero (sí, GRATIS!) puedes hacer un free tour que es algo entretenidísimo y ves mucho más que la librería. O si quieres hacer una de las actividades más recomendadas en Oporto no te pierdas esto.

Una vez que compraste la entrada (si te parece que 5 euros por entrar a una librería es aceptable) vas otras vez a la entrada y le muestras al guardia el papelito mientras le guiñas el ojo en plan “chaval, que me abras que tengo pase” pero el señor con cara de gato enfadado levanta el dedo y apunta hacia donde baja la acera.

Al principio no entiendes nada hasta que ves que toda esa gente no está caminando. Cientos y cientos están detenidos para, igual que tu, entrar.

Si no te importa la muchedumbre…

Caminas junto a la cola esperando que no sea tan grande. Otro paso, otro más y sigues. Llegas a la esquina, giras y sigues.

Dos calles de cola y 5 euros tal vez merezcan la pena.

Dos horas después de estar esperando llega tu turno. Ya no le guiñas  el ojo al guardia porque quieres entrar cuanto antes porque estás cansado de esperar.

Y sí, efectivamente la librería es preciosa. O eso es lo que parece en los huecos que deja despejados la muchedumbre.

Cerca de 3.000 personas pasan por la librería cada año.

La gente se abarrota, se empuja y se enfada por el resto de la gente que hay allí que no les dejan ver esa imagen de sitio vacío que tanto observó antes de viajar.

He viajado a Oporto dos veces en el último año. En el primer viaje entré, en el segundo no me quedaron ganas.

 

Lleno total

Es gracioso pero parece que todos hemos leído el “lo que tienes que visitar en Oporto”. Todos vamos allí y cuando nos encontramos con muchísima gente nos enfadamos con el destino, la suerte o el turismo (ese mismo que practicamos) y eso es lo que encontramos en la librería.

Entrar en la librería es pagar, esperar y estar rodeado por tanta gente como si estuvieras en el Metro en hora punta.

José Manuel Lello, bisnieto de uno de los fundadores de la librería cuenta que por allí pasan cada día 3.000 personas aproximadamente.

¿Por qué es famosa?

La libreria se hizo conocida después que se divulgara que sirvió de inspiración a la escritora J.K. Rowling para escribir Harry Potter.

Una vez que la fama estaba echada la avalancha de fanáticos no tardaron en llegar. Y eso acarreó algunos problemas.

Los propietarios se dieron cuenta que los visitantes llegaban, miraban y ni siquiera miraban un libro.

Luego se intentó prohibir hacer fotos pero no fue posible controlar a todos.

Puedes llegar hacer hasta 2 horas de cola tras pagar 5 euros de entrada.

La solución que encontraron fue cobrar la entrada pero aún así no consiguen contener a todos los visitantes.

Si me preguntas si merece la pena visitarla te diría que sí con condiciones:

– Merece la pena la visita si eres un fan increíble de Harry Potter y te da igual que te estén dando latigazos cada uno de los que hay allí junto a ti.

– Merece la pena si no hubiese tanta gente.

 

Morir de éxito

La librería, muy bella y con una historia larga más allá de Harry Potter está muriendo por su propio éxito.

Ese morir no significa que la gente deje de ir, sino que hay tanta afluencia que lo que en un momento era bello y desconocido termina siendo algo casi banal o como dice el tango “la biblia frente al calefón”.

No visitar la librería Lello

El sitio es precioso, precioso, pero abarrotado de gente.

Lello no es más que un ejemplo de lo que el turismo ha hecho con las ciudades en los últimos años. Todos colaboramos para que las ciudades (o librerías) se llenen de personas-viajeros-turistas que van a hacerse una foto, llenar un espacio y visitar lugares simplemente porque alguien les dijo que deberían hacerlo.

Tal vez sea hora de dejar de hacer o ir donde otros dicen y seleccionar con mejor cuidado lo que queremos ver, por nuestro bien y por el de sitios tan bonitos como la librería de Oporto.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)
Cargando…

14 Comentarios.

  1. Estoy de acuerdo con tu post, y añadiria una última reflexión por mi parte. Últimamente vengo dándole vueltas a que como viajeros, debemos intentar pasar lo más desapercibidos posible en los rincones que visitamos. Unas mínimas reglas de ética viajeril, que incluye pero no se limita a: no ensuciar, ser silencioso, dejarlo todo como lo encontramos (o mejor si se puede) y respetar a las personas locales. Ojalá más gente que se anime a tener respeto por las cosas para que sigan estando ahí muchos más años y viajes.

  2. Totalmente de acuerdo, en un tiempo en el que todos nos movemos por modas y viajamos donde las aerolíneas con sus atractivos low cost quieren que viajemos, se hace dificil no caer en sitios sobresaturados y explotados perdiendo así su belleza… pero realmente si buscamos bien o simplemente sabemos lo que buscamos, todavía descubriremos que quedan sitios secretos o simplemente tranquilos y no por ello menos bellos, a la altura de la biblioteca de Maria Laach en Alemania, o sin ir más lejos la de la facultad de historia en Compostela, ambas me encantaron!

    1. Hola. En el caso de Maria Laach y el de Santiago, me parece entender que te refieres a bibliotecas monumentales y no librerías. Creo que es una diferencia fundamental. Entiendo que entrar en la Livreria Lello es para ver el interiorismo romántico del local, pero también para «ver» una libreria y por lo tanto ver libros y comprar alguno, que no es tan difícil encontrar un libro que guste. Es la diferencia. Yo he estado allí dos veces y las dos salí con libros, de modo que no pagué nada. También es cierto que el pasado domingo estuve de nuevo en Oporto y la cola esta vez me desanimó… No se si para los ciudadanos de Oporto se aplica el mismo modo de control, pero desde luego me parece más disuasivo para ellos, verdaderos clientes potenciales de la librería, que para los turistas. Y por último, es un tema complicado, y ojalá encontraran medios de control de accesos más «amigables»…

  3. Sobre la librería, decir que se pueden comprar las entradas por internet con antelación y para horas concretas.
    En nuestra visita a Oporto pasamos de subir a la Torre dos Clérigos y de entrar a la libreria por el gentío que encontramos, sin embargo optamos por callejear y de casualidad encontramos el Mirador da Victoria de excelentes vistas y de allí seguimos hasta llegar a la parte baja, encontrando maravillosas y solitarias callejuelas a nuestro paso.
    Todo el mundo seguía el itinerario de Lonely Planet, pero a la que te desplazabas una o 2 calles, tenías la sensación de estar en una ciudad completamente diferente.

  4. Hola, yo estuve hace un año aproximadamente y como has dicho, el precio es algo caro pero hay que tener en cuenta que si compras un libro te lo descuentan del precio. En cuanto a lo de la cola de gente, yo no tuve que hacer ninguna cola porque busqué una hora que fuera poco concurrida (que ese es el problema del que pecamos muchos turistas, ir a las mismas horas a los sitios). Como han comentado en otros comentarios, los turistas solemos ir a los mismos sitios pero Oporto es un lugar precioso para perderse y lo recomiendo muchísimo. Enhorabuena por tu blog, me ha gustado muchísimo.

    1. Tienes razón con lo de ir al mismo horario, pero también nos pasa que no buscamos planes alternativos a veces, sino que hacemos lo mismo todos y cada uno de los que vamos a la misma ciudad

  5. Es un típico tourist trap bien planeado y la visita es detestable. Ahórrese los 5 euros, compre un helado, lo que quiera !! Casi me daña el día en Oporto caer en esa trampa !! En El Ateneo de Buenos Aires o Shakespeare & Co. de Paris no te cobran un céntimo por entrar.

    1. Está claro que no te cobran un céntimo por entrar pero tal vez el debate es mucho más profundo y es si vamos a esos sitios porque «hay que ir» o porque realmente nos interesa?

      1. Mi hija y yo estuvimos en Oporto en julio de 2015. Siempre que visitamos una ciudad procuramos ir a una buena librería y la librería Lello no fue la excepción. Aunque ya estaba de moda Harry Poter y fuimos a las 12 del día la librería no estaba llena. Uno podía recorrer los estantes, tomarse una foto y hasta sentarse en los sillones del primer piso. En mi opinión aunque seguro resulta un buen negocio, considero que se ha desvirtuado completamente lo que es una visita de amor a las letras por un sitio para tomarse la foto, el cobrar la entrada y las largas filas ha hecho que se convierta en algo deseable desde el punto de vista turístico. Creo que la librería Shakespeare & Co. de Paris que tiene libros maravillosos y también la visitan miles de personas al año seguirá siendo mi favorita ya que en mi viaje dentro de un par de semanas a Oporto no pienso hacer cola para entrar a la librería. Una pena haberla convertido en un fenómeno turístico y perderme la oportunidad de ver las nuevas adquisiciones y ofertas de literatura.

        1. Estuve en París hace un par de meses y Shakespeare & Co está yendo por la misma línea. No es algo que promocionen los propietarios sino el boca a boca y no ofrecer alternativas.

          Me ha encantado tu comentario y creo que haré una autocrítica en un post en breve hablando de esa recomendación de sitios y destinos poco visitados para promover la diversificación turística.

          Muchísimas gracias Violeta.

  6. Por qué SI debes visitar la librería Lello en Oporto: la librería estaba en quiebra y a punto de cerrar, probablemente para ser derruida y convertida en un bonito y modernísimo centro comercial de paredes de cristal repleto de bolsos de marca y una cafetería carísima. Pero… tras las declaraciones de JK Rowling y viendo el número de visitantes que empezaban a agolparse bajo sus techos decorados y entre sus maderas nobles repletas de libros que nadie compraba, a los dueños se les ocurrió salvarse cobrando 5 euros (o los que sean, por Dios! que cuesta más un café en la cafeteria carísima!) que te serán reembolsados si compras un libro (oh! si! comprar un libro en una librería!). Ten paciencia cuando la visites, sobre todo si es en temporada de verano, porque lógicamente regularán el «tráfico» interior. Pero piensa una cosa…. La preciosidad de Lello solo sobrevivirá gracias a tu visita.

    1. La belleza del sitio no está en discusión Teté, coincido al 100% contigo. A lo que voy es que no te dejes atrapar por sitios que se afean con la presencia abrumadora de humanos y no colabores con el aumento de esa presencia.
      Además, si no eres un súper admirador o un fanático no vayas.
      En el fondo creo que cobran la entrada porque las personas están más preocupadas por hacerse una selfi que por leer un libro.

  7. Acabo de visitar la bellísima librería de Oporto. Estoy decepcionado con el negocio que tienen montado. Después de que me dijeran que me harían un descuento por los 5 € pagados me encontré con la sorpresa de que los libros tienen un precio muy por encima de lo normal. Lo que quiere decir que al final pagas el libro y la visita. Luego ellos no pierden. Pierde el visitante por engaño. Por tanto es una trampa y un engaño. Y lo peor de todo: no se puede disfrutar de ese lugar tan emblemático porque entrar allí es cómo entrar a una discoteca de abarrotada de gente que quiere como tú llevarse una instantánea del lugar.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mejores excursiones en Oporto Ver Ahora