Seis cosas que hacer antes de viajar a Escocia

¿Te has animado a comprar billetes para visitar Escocia? ¿Cuentas los días para tu viaje a la bellísima ciudad de Edimburgo? Hoy traigo escondido bajo mi teclado un post que puede interesarte un montón si piensas viajar a este precioso país del norte de Reino Unido pronto.

visitar el lago Ness y las Highlands

Además de recomendarte que eches un vistazo a todas nuestros posts sobre qué ver en Edimburgo (y que no ver también!), me gustaría ponerte unos cuantos “deberes” para que hagas en tu casa antes de que llegue el momento de salir de viaje. Se trata de un conjunto de cosas para calentar motores y poder aprovechar tu viaje al máximo – no tienes que hacerlas todas pero… ¡la número uno te dejará con ganas de seguir hasta completar la lista!

Seis cosas para hacer antes de viajar a Escocia

1.    Ver la película de Braveheart

Sabemos que la historia no es exactamente como la cuenta el guapísimo de Mel Gibson en la película de Hollywood y está más que comprobado que algunos hechos no sucedieron como los verás en la pantalla de tu salón. Pero William Wallace existió y hay una cosa que se refleja fielmente a lo largo de toda la película: el sentimiento romántico que los Escoceses (y algunos de adopción, entre los que me encuentro) sienten por su tierra. Cuando Wallace grita “libertad”, reúne las voces de un montón de clanes escoceses que existieron en la vida real y lucharon por su país con uñas y dientes.

Monumento de William Wallace

Para entender la idiosincrasia de este pueblo, su relación con el resto de Reino Unido (en especial con Inglaterra) y empaparte del mismo tartán que verás en las calles de Edimburgo, te recomiendo que veas Braveheart antes de coger el avión a Edimburgo.

2.    Ver la película “La Piedra del Destino”

Pocos viajeros lo saben, pero Escocia tiene cuatro joyas de la corona (en lugar de las tres habituales, corona, espada y cetro). La cuarta, fuera de lo común, es una piedra gigante, también conocida como “Stone of Scone” o “Piedra de Scone”. Esta piedra ha sido utilizada desde tiempos inmemoriales para coronar a los Reyes y Reinas de Escocia… y lamentablemente los ingleses se la llevaron a Londres cuando Escocia perdió su libertad y no le quedó más remedio que claudicar y aceptar la reunificación.

Los intentos por recuperar la cuarta joya de la corona escocesa fueron múltiples y siempre por las vías políticas y diplomáticas. Lamentablemente, el gobierno inglés siempre respondía con evasivas y largas, ante el enfado de los escoceses.

En 1950, unos estudiantes universitarios deciden conducir hasta Londres y robar la piedra de Scone, para devolverla a su lugar legítimo: Escocia. Esta historia real fue llevada al cine en 2008 por el director Charles Martin Smith y creo que todas las personas que vengan a Edimburgo, deberían ver la película.

Cuando entres al castillo y veas la piedra junto a las otras joyas, te acordarás sin duda de Ian y sus amigos, y de la maravillosa aventura que vivieron. También entenderás  mejor la relación que existe en la actualidad entre Escocia e Inglaterra, y seguramente pensarás que están todos medio locos por pelearse por un predrusco durante tantos años.

3. Leer “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde”, del autor escocés Louis Stevenson

Louis Stevenson escribió una de las novelas más conocidas internacionalmente en todo el mundo, de lectura amena y muy intrigante. Pero casi nadie sabe que se inspiró en una historia real para dar vida al doctor Jekyll… la vida del ciudadano ejemplar William Brodie (también conocido como Deacon Brodie), que vivió en Edimburgo en el S. XVIII.

William era un prestigioso fabricante de armarios, que proveía de cerraduras para que los comerciantes y otros habitantes adinerados de la ciudad guardaran sus posesiones más valiosas. Era un ciudadano tan ejemplar y respetado que llegó a ser concejal de Edimburgo, director de la agrupación de artesanos y masones de la ciudad; y todos los vecinos le tenían en alta estima.

Sin embargo, por la noche, era el ladrón más grande de todos los tiempos. Usaba su oficio como fabricante de armarios y cerrajero para copiar las llaves de sus clientes, que eran los más ricos de la ciudad, y entraba en sus casas para robarles. Poco a poco, la magnitud de sus robos fue escalando y llegó a formar una banda de ladrones: junto otros tres secuaces, entraron en un banco y a salieron con 800 libras, al más puro estilo de La Casa de Papel. Con todo el dinero que obtenía por las noches, William llevaba una doble vida, con varias amantes e hijos ilegítimos que tenía que mantener; mientras que por el día seguía siendo un ciudadano ejemplar.

Fue capturado en 1786 mientras atracaba la oficina de impuestos de los juzgados (ubicada en la actual Canongate, en Edimburgo) y en su casa se encontró todo el material que usaba para sus robos. Dos años después, murió ejecutado (en el S. XVIII, Edimburgo aplicaba la pena de muerte).

Un caso tremendamente excepcional que sirvió a Stevenson para crear al personaje del doctor Jekyll; sin duda una lectura recomendable para evocar William Brodie mientras paseas por la Royal Mile de Edimburgo.

4.    Disfrutar del cómic de Asterix, “Asterix y los Pictos”

En este cómic se relata la increíble aventura en la que Asterix y Obelix rescatan a un joven de la tribu de los pictos y deciden emprender un viaje para llevarlo de vuelta a Caledonia (Escocia). Aparece el monstruo del lago Ness y vas a aprender un montón de cosas sobre los clanes escoceses y las peleas con los romanos alrededor del Muro de Adriano.

5.    Escucha “Flower of Scotland”

Esta preciosa composición musical se ha convertido en uno de los himnos más populares de Escocia, sin ser el oficial reconocido por las instituciones. Se trata de la canción que escucharás en los partidos de rugby cuando juega el equipo nacional, además de en muchas otras ocasiones populares.

Flor de Escocia

Cuando la escuches entenderás porqué: la música te pone la piel de gallina y su letra es de otro mundo. Frases como “cuándo veremos otros iguales de nuevo que lucharon y murieron por tu pedacito de colina” rinden homenaje a todos los escoceses que lucharon por la libertad del país y contra la anexión con Inglaterra, pero la cosa no acaba ahí pues “Flor de Escocia” continúa diciendo “todavía podemos levantarnos y volver a ser la nación que resistió contra el ejército del orgulloso Eduardo”. Toda una oda al sentimiento escocés y a la independencia que muchos todavía quieren volver a alcanzar.

6. Escucha algún disco de “Runrig”

Escocia ha dado a la historia muchos grupos musicales que se han convertido en celebridades. Algunos nombres que seguro ya has escuchado son los Cocteau Twins, Annie Lennox, The Proclaimers… Sin embargo en este post quiero recomendarte a Runrig, uno de los grupos de rock-folk escocés que ya no está en activo pero que sin duda, representa muy bien a estas tierras de “más allá del muro”. Sus letras están en inglés pero hay algunas canciones que son en gaélico escocés.

Nuestro tema más favorito, que se repite en las fiestas que los escoceses organizan en sus casas y que todo el mundo canta a pleno pulmón es “Loch Lomond”. Si buscas su letra te darás cuenta que comparte ese espíritu romántico y nacionalista, con frases como “coge la carretera hacia arriba y hacia abajo, y tendrás a Escocia ante ti. Donde mi amor verdadero y yo nos encontraremos de nuevo, en las bellas orillas del Lago Lomond”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *