Mi rincón preferido de Londres

La verdad es que no lo conoce casi nadie; es un rincón nada difícil de encontrar en Londres y que está al alcance de todos junto al río Támesis donde en verano se puede disfrutar de un aire fresco bajo los árboles mientras se ve a la gente trotando y a los barcos llenos de turistas paseando de lado a lado.

El rincón se trata de un banco, un simple banco de plaza que está ubicado en el paseo costero del Támesis exactamente detrás del St Thomas Hospital y nada más y nada menos que frente al Westminster Bridge y al Victoria Tower. Es un lugar apacible aunque está rodeado de tumulto y es donde me podría pasar horas haciendo nada.

Las vistas desde mi rincón en Londres
Las vistas desde mi rincón en Londres

¿Pero qué hace a este sitio tan especial además de ser tranquilo? El banco tiene una placa que guarda todo una historia. En Liverpool, en noviembre de 1971 nació Chris Potter y no se trata ni del actor ni del saxofonista de jazz, sino de una chica desconocida por todos.

Chris era una viajera. Como yo, visitó la India, se hizo fotos junto al Taj Majal, paseó en camello y otras tantas cosas que hacemos los viajeros. Le encantaba el teatro, el cine y era una ferviente admiradora del Liverpool FC a quien había ido a alentar en más de una oportunidad.

El St Thomas Hospital la cobijó cuando comenzó a pelear contra el cáncer; se aburrí allí adentro y de vez en cuando salía, se sentaba en mi banco preferido y observaba el Támesis porque le encantaba la vista que había desde allí. El 24 de agosto de 2007 a los 35 años Chris falleció por culpa de su enfermedad, pero sus amigas la recordaron poniendo una placa en el banco que dice «En memoria de nuestra amiga» y finaliza con la frase «ella amaba estas vistas«.

El banco en el que pasaría horas
El banco con la placa en el que pasaría horas

Mira más sobre Reino Unido

Silueta de ciclista al atardecer en un horizonte minimalista.

¿Harías más 1000 kilómetros en bici por Reino Unido?

soldado británico

Calendario de Adviento Viajero: Cuando Oliver Cromwell prohibió la Navidad

pulteney

Visitar Bath en un día

Descubrimos si Bristol merece la pena

4 comentarios

  1. Pues tengo que reconocer que esa zona es también para mi, la preferida de la ciudad. Recuerdo con especial ilusión esos paseos por el Támesis, normalmente la gente se deja llevar hacia la gigante noria, pero camino abajo se disfrutan de unas vistas espectaculares, lo que desconocía era la historia sobre la chica del banco :D

    Saludos, buen finde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *