Viajar por la carretera del norte de España

Un paseo por las rutas del norte

No sé conducir, debo reconocerlo, pero me encanta la sensación de recorrer las carreteras, ver el paisaje y detenerte donde quieras a respirar un poco de aire fresco y estirar las piernas, siento eso como un verdadero viaje, mucho más que coger un avión y eso lo disfruto cada vez más desde que Miri conduce y nos lleva por todos lados, como lo hicimos la última vez por las rutas del norte de España.

Viajar por la carretera del norte de España
Entre verdes y mar el paisaje pasa como postales

En poco tiempo más Miri cumplirá un año con el permiso de conducir y desde que lo tiene hemos viajado por varios sitios y siempre tomándonos el recorrido con mucha calma. Hace pocas semanas estuvimos en San Sebastián desde donde cogimos el coche para recorrer las carreteras que bordean el mar por primera vez.

Salimos de San Sebastián después de hacer las observaciones de rigor al nuestro vehiculo aunque habria que hacer revisión del coche en un taller especializado nos dirigimos al primer destino: Bilbao donde vimos no sólo sus atractivos culturales de los cuales ya hablaremos en otra entrada, sino que también disfrutamos de un breve paseo antes de volver a lo que me tenía más atraído hasta ese momento, la carretera junto al mar.

Ir de acompañante te da ciertas ventajas, como por ejemplo, ver que a escasos metros de donde circulas las olas golpean con fuerza y a lo lejos el agua se extiende en un azul interminable mientas el sol de invierno no calienta que brinda una luz que invita a relajar la vista.

El paisaje es de los más atractivos que he visto en un viaje en coche. De un lado tienes el mar con sus olas estridente y del otro el verde de las colinas donde, de vez en cuando aparecen algunas vacas que pastan junto a casas solitarias. La radio sonaba y de vez en cuando se perdía la señal entre las colinas, mientras avanzábamos camino a Cantabria.

Después de un rato pisando el acelerador y habiendo parado un par de veces para sentir que nada se mueve volvimos a meternos en nuestro coche para cambiar de comunidad autónoma aunque el cuadro de verdes suaves cubiertos de cielo azul no variaba pese a las fronteras impuestas por el hombre. Tenía sueño pero Asturias estaba cerca, las postales que pasaban frente a mis ojos como una cascada eran más fuertes que mis ganas de dormir así que no cerré ojo.

Habían pasado algunas horas, no sé exactamente cuántas, tampoco supe cuántos kilómetros hicimos, pero una vez que llegamos a Oviedo supe que quería volver, que quería continuar rodando hacia Galicia o hacia donde el viento nos lleve porque no sabré conducir, pero sé disfrutar de un viaje como un niño de un juguete.

Mira más sobre España

Grafittis

Planes alternativos que hacer en Barcelona

Asturias,paisaje natural de montañas

6 retiros mindfulness imperdibles en Asturias

Costas de Tenerife

13 planes eco (y alternativos) que hacer en Tenerife

Hacer un retiro detox en Alicante es una forma saludable de tener unas vacaciones.

Los 4 mejores retiros detox en Alicante

3 comentarios

  1. La libertad que te da ir en coche durante un viaje es incomparable, a mi me encanta conducir y aunque viajo bien de acompañante, si puedo ser yo quien lleva el coche, multiplica el disfrute y la experiencia.

    Saludores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *