Campo San Francisco

Por qué los habitantes de Oviedo se llaman Carbayones. Qué ver en Oviedo.

Los habitantes de Oviedo se conocen como «ovetenses» y popularmente como «carbayones». Este apodo cariñoso se debe a un roble centenario cuyas raíces se hundían en el suelo al comienzo de la central calle Uría de Oviedo. Lo talaron en el año 1879 a causa del mal estado de su madera, muy dañada por las termitas. La circunferencia de su tronco medía 9 metros, así que os podéis imaginar la magnitud del árbol. A fecha de hoy, podéis ver una placa conmemorativa en el suelo que lo recuerda.

Campo San Francisco
Campo San Francisco, en el corazón de Oviedo

¿Qué otras cosas de Oviedo hacen que los carbayones estén orgullosos de su ciudad?

  • Si seguimos el paseo por la calle Uría, que es la avenida principal del centro de la ciudad y un lugar perfecto para las compras, veremos uno de los extremos del campo san Francisco, donde hay algunos puestos de helados, churros y castañas, según la época del año. Merece la pena dedicar un poco de tiempo a pasear por este parque, con sus fuentes y sus paseos llenos de castaños y otros árboles muy frondosos. Mi abuelo le decía, cariñosamente, pulmón de Oviedo.
  • Un poco más adelante, siempre en la calle Uría, encontraremos la estatua en honor al cineasta Woody Allen, que en numerosas ocasiones ha manifestado su flechazo por Asturias y por la ciudad de Oviedo, llegando a utilizar algunos exteriores para una película.
  • – En el otro extremo de la calle Uría está la estación de Renfe y Feve, que nos puede ser útil para coger un tren a Gijón, Avilés u otras ciudades importantes de Asturias y que todo viajero debería conocer; y muy próxima también se encuentra la estación de autobuses de la ciudad. Un lugar a tener presente en tu visita.
  • – Otros puntos de gran interés en Oviedo son el teatro Campoamor, que además de ser el lugar de la entrega de los premios Príncipe de Asturias es también el lugar donde se celebran las obras de teatro, conciertos y otros espectáculos junto con el teatro Filarmónica y el Auditorio Príncipe Felipe, éste último de reciente construcción
  • No puedo olvidarme de la zona conocida como «Oviedo Antiguo», donde además del ayuntamiento, el museo de bellas artes y el edificio de la Universidad encontramos la Catedral (de estilo gótico y curiosamente con una sola torre), el convento de las monjas Pelayas y muy cerca, el bulevar de la sidra, en la popular calle Gascona donde podéis disfrutar de algunos platos típicos de la región.
  • Tampoco es posible irse de la ciudad sin subir al monte Naranco, donde se encuentran los monumentos prerrománicos: dos iglesias del siglo noveno que vigilan la ciudad desde la cima del monte, disfrutando de unas vistas que yo tampoco me querría perder. Para los amantes de este tipo de arquitectura y de la historia también son de obligada visita San Julián de los Prados, que se encuentra en la ciudad y la Fuente de Foncalada, bastante cercano.
  • Si lo vuestro por el contrario es la arquitectura abstracta y moderna, entonces no os olvidéis de ir al «Calatrava», que es un centro comercial construido por el famoso arquitecto y que seguro que no os dejará indiferentes, sea para bien o para mal.

Sin duda Oviedo, para ser una ciudad de algo más de doscientos mil habitantes, ofrece muchísimas cosas que hacer y que ver. Esta lista es un resumen para que podáis ir poniendo una marca al lado cuando visitéis la ciudad. ¡No os olvidéis de volver a este post y contarnos qué es lo que más os ha gustado o qué añadiríais a la lista!

Mira más sobre España

Sesión de yoga y meditación mientras viajamos

rimer plano de una mujer meditando en un viaje de meditación a Ibiza.

Viaje de meditación a Ibiza

Persona meditando en los mejores retiros Detox en España.

Estos son los mejores retiros detox en España

Vista de la arquitectura de Barcelona

Consejos para un viaje corto a Barcelona

4 comentarios

  1. Cuéntalo bien, Mirichan!! Bwahahahaha… a los de Oviedo les llamamos carbayones los de Gijón (carbayo, o mejor, carbayu, en asturiano significa roble, sí) porque son tan mantas que talaron todo el bosque tan hermoso que tenían, y dejaron solo uno, que es del que hablas. Y lo cuidaron tan mal, que lo tuvieron que talar. De carbayones que son. Te lo está contando una culomollao, como te podrás imaginar ;) Eso nos lo pusieron ellos porque son unos envidiosos, ya que Gijón, aunque no es la capital, es mucho más grande, y tiene playa.
    Qué bien que haya un post sobre esto. En realidad, esta rivalidad nos la tomamos como algo divertido. Oviedo es una ciudad muy bonita que merece la pena visitar.
    En el Naranco de Bulnes, como bien dices, hay dos edificios del prerrománico asturiano para visitar: el palacio de Santa María del Naranco y la iglesia de San Miguel de Lillo.
    Gracias por extenderte tanto con Asturias.
    Saludos.

    1. Muchas gracias por un comentario tan extenso! :-) como asturiana de pura cepa, era imposible no dedicarle unos cuantos post a nuestra tierra, que tiene tanto que ofrecer a todos los tipos de viajeros :-)

      El Naranco (que no es lo mismo que el Naranjo de Bulnes, mucha gente lo confunde porque los nombres se parecen) es un sitio chulo para pasar el día! Los monumentos prerromanicos son muy chulos y hay un montón de asadores por la subida que ofrecen muy buenas vistas! Por no hablar del mítico martes de campo :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *