Foca tomando el sol sobre una roca.

Lerwick, donde la belleza es algo común

¿Por dónde comienzas a hablar de un sitio que te enamora en cada pestañeo? El síndrome de Stendhal está agazapado en cada rincón de las islas Shetland y yo voy a cometer, ahora, la imprudencia de describirlo con palabras.

Afuera llueve, es una lluvia bonita, no muy fría, sin viento y todo tiene un aspecto gris que hace que esta isla en el extremo norte de Reino Unido cobre esa imagen tan característica del invierno.

Pero no siempre es así. 

Cuando llegué había sol, el cielo era de un azul intenso y los 10 grados eran un placer. Liz, una mujer que nació y se crió aquí me dice que Shetland tiene la fama de ser un sitio hostil en el clima, pero que lo compensan con la personalidad de los lugareños.

Vista panorámica del mar.

La mujer se detiene a hablar mientras pasea su perro, sonríe y da la sensación que podría contar su vida si no la detienes. No deja pasar la posibilidad de recomendar sitios que ver, cafés donde ir algunos paseos que hacer.

Su predisposición a ayudar no es algo fuera de lo común.

La gente de Lerwick

Me he sentado frente al mar. Hay una costa rocosa, el cielo está gris y hoy las olas golpean un poco más fuerte que de costumbre. Shetland comienza su peregrinaje hacia el frío invierno que le toca cada año. 

Al fondo, entre el mar y mi escritura, veo la costa de Lerwick, la capital. Es un sitio tranquilo, pequeño y es el activo de toda la isla pese a sus 7 mil habitantes. 

Algún guía inexperto te dirá que aquí no hay mucho que hacer; te dirá que puedes visitar el museo y un par de cosas más, dar una vuelta por el centro y luego partir hacia el sur, hacia el norte o hacia otras islas. 

Calle principal de Lerwick adornada con banderines de colores.

Pero tal vez lo mágico de aquí, lo atractivo de este sitio llamado Lerwick es justamente descansar. Es justamente ver cómo una ciudad puede abrazar la naturaleza sin molestarla.

Lerwick es el sitio al que llegas y el sitio desde donde partes si vienes a visitar las islas Shetlands. Mi consejo como viajero es que le destines tiempo, mi consejo es que te tomes el viaje con calma.

Pero sobre todo mi consejo es que saludes a cada una de las personas que te cruzas en la calle porque cada una de las personas que te cruzas en la calle te va a saludar. Es lo más bonito que tiene Lerwick: su gente. Es lo más bonito que tienen las islas Shetland: su gente. 

Los paisajes son increíbles, la fauna y la flora es admirable pero la hospitalidad de las personas de este sitio no tienen comparación. 

Tómate tu tiempo para disfrutar Lerwick, para recorrer su costa para ver sus animales en el mar. Tómate tu tiempo para subir colinas, andar en bicicleta, caminar. Y tómate tu tiempo para descansar y abrazarte con la gente.

Oveja musculosa mirando directamente a la cámara.

Los sitios de Lerwick

Es domingo por la mañana y no hay mucha gente en la calle. No los culpo, otoño es un buen momento para dormir un poco más. Comienzo a caminar desde el puerto que conecta vía ferry Lerwick con la isla de Bressay. Es el mejor paseo que puedes hacer.

Hay un camino que recorre la costa y que por unos 6 kilómetros te mostrará un mar con acantilados y panorámicas que pocas veces se ve en una ciudad.

Acantilado junto al mar donde anidan los pájaros. Parte de una casa y al fonde se ve la isla de Bressay.

Pero el paseo te muestra no solo el mar tranquilo envuelto por islas. Los Fulmars anidando entre las laderas rocosas, los Colimbo Chico zambullendo en busca de peces, los Dunlin picoteando entre las rocas. Si te gustan las aves puedes pasarte horas frente a estas costas.

Los rayos de sol del otoño no calientan mucho, pero sí lo suficiente para que algunas otras especies se acerquen a mostrar su rostro.

Caminar un poco más allá del café Fjarå significa salir de la zona urbana de Lerwick y meterte entre ponis, ovejas y focas.

Poni pastando.

Las focas pueden pasarse horas sobre una roca si el sol les entibia un poco la piel y la gente no se acerca a molestarlas.

Me senté, oculto entre rocas, descansé y las observé. Podría pasarme horas frente a ellas disfrutando de la misma calma y aprendiendo, como se aprende de la naturaleza que siempre, siempre, tiene mucho que enseñarnos.

Mira más sobre Escocia

Poni de las islas Shetland.

Consejos para viajar a las Shetland

Imagen del mar y picos rocosos como uno de los sitios que ver en Escocia.

100 sitios que ver en Escocia en vídeo

Viajar a Escocia

Seis cosas que hacer antes de viajar a Escocia

Visitar Glasgow arquitecto Mackintosh

Visita Glasgow de la mano del arquitecto Mackintosh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *