Shakespeare and Co, una casa repleta de libros en París

Además de nuestra pasión por los viajes, Arol y yo tenemos en común otras muchas aficiones, entre ellas la lectura. Siempre que cogemos un vuelo largo, ahí nos tienes con nuestros libros para ayudarnos a estar entretenidos hasta que lleguemos al destino. Por eso, cuando visitamos París, pensé que tenía que llevar a Arol a uno de los rincones mas especiales: la librería Shakespeare and Co.

Visitar Librería Shakespeare and Co París
Una librería repleta y muy acogedora

Se trata de un local situado en el numero 37 de la Rue de la Bucherie, muy cerca de la catedral de Notredamme, donde se venden única y exclusivamente libros en ingles. No es una libreria como otra cualquiera, sino que es una casa repleta de libros. Hay libros por todas las esquinas, apilados en el baño, alrededor de las camas, en las paredes de la bajada de las escaleras… Muchos viajeros que como nosotros se han enamorado de la magia de este lugar han dejado sus fotografías y notas pegadas en un espejo y es probable que te encuentres a algún espontaneo que ha abierto el viejo piano para hacerlo sonar. Desde luego que es una parada indispensable para aquellos que quieren disfrutar del París para no Turistas que se esconde en las calles de la capital francesa.

La historia detrás de esta librería es igual de especial. Fue abierta en el año 1919 (hace casi cien!) por una mujer llamada Sylvia Beach que era una expatriada americana. Enseguida se convirtió en el lugar de encuentro de escritores importantísimos, como el viejo Ernest Hemingway o el mismísimo James Joyce, que la usaba como su oficina personal. Sylvia vendía los libros pero también los prestaba a aquellas personas que no podían comprar todo lo que querían leer y funcionaba como una pequeña imprenta para aquellos autores cuyos libros eran censurados en algunos países: Ulises, de James Joyce fue publicado por Shakespeare and Co. Todos los escritores adoraban a Sylvia y en varias ocasiones la ayudaron para que la librería no cayera en la bancarrota. Lamentablemente, en 1940 tuvieron que cerrarla a causa de la Segunda Guerra Mundial y nunca más volvió a abrir.

Era un lugar tan especial y tan recordado por los parisinos que en 1951 George Whitman se harta de echarla de menos y decide reabrirla, aunque lo hace en una ubicación diferente, la misma donde se encuentra ahora. Sylvia Beach, que todavía vivía, le permitió utilizar el nombre ya que se trataba de la única librería exclusivamente anglófona de París. George y Silvya se hacen amigos y continúan con esa perspectiva social de la lectura: muchos viajeros han dormido en las camas, rodeados de libros, a cambio de un par de horas de trabajo colocando estantes o ayudando a vender. Sylvia Beach muere y deja gran parte de sus libros a su buen amigo George, ya que nadie mejor que él iba a poder apreciarlos. Y la librería de nuevo se convierte en un punto de encuentro para los escritores, poetas y bohemios que habitan París y cuando George muere, en el año 2011, su hija Sylvia Beach Whitman (cuyo nombre fue elegido en honor a Sylvia Beach) toma las riendas del lugar.

Creo que las fotos hablan por sí mismas, así que si de verdad quieres conocer París, no te pierdas este lugar. En su página web puedes encontrar más información sobre algunas de las actividades que organizan, como lecturas de libros y presentaciones de autores. Comprar un libro en Shakespeare and Co puede ser una de las cosas más especiales que hagas durante tu estancia en la ciudad del amor.

[nggallery id=11]

Mira más sobre Francia

Escultura frente al palacio de Versalles - Qué ver en París

10 cosas que hacer en París en un fin de semana

Dónde dormir en París - Hoeteles baratos

Qué hacer en París en invierno

cine de viajes

Calendario de Adviento Viajero: Cine de Viajes en Navidad

Visitar la Sainte-Chapelle de París - Rosetón

Visitar la Sainte-Chapelle de París: todo lo que tienes que saber

3 comentarios

  1. Pero bueno, con las ganas que tengo yo de ir a París y encima leo esto… Me lo guardaré en favoritos para ver si el día que vaya puedo hacerle una visita. Me ha encantado Mirichan! Besitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *