Arco del triunfo - París

Visitar París con otros ojos

Torre Eiffel II

Me resulta difícil regresar a las ciudades que he visitado porque considero que tengo tan poco tiempo que prefiero destinarlo a destinos desconocidos, aunque como no es una regla que no se pueda romper hay algunos sitios que ven mi cara más de una vez. A Madrid voy por amigos, a Asturias y Argentina por familiares y a París, simplemente porque es, sin dudas, para mi, la ciudad del amor, llena de luces, belleza y con un encanto envidiable.

La primera vez que estuve en París fue hace cinco años y viajé para celebrar el primer año de casados con Miri. El viaje fue breve, intenso, romántico e inolvidable. Ella había vivido allí y conocía rincones de la capital francesa que no aparecían en las guías y que solamente los locales pueden recomendar.

Desde entonces no he vuelto a pisar las calles parisinas porque se me han atravesado muchos otros países y muchas otras ciudades contando sus historias. Y sin embargo aquí estoy, una vez más, dispuesto a recorrerla, ansioso por pasear por Saint Michele en la noche sin importar el frío engañando al cuerpo con las luces que todo lo tiñen de una calidez única.

Si pienso qué ver en París me vienen a la cabeza los clásicos como la torre Eiffel, el Arco del Triunfo, esa inmensidad llamada Campo de los Elíseos, el Palacio de Versalles y tantos otros rincones que están en todas las guías. Hay tanto que ver siempre que un viaje no alcanza. Podría pensar en un viaje a París para no turistas, pero tampoco alcanza. Tal vez visitar por segunda vez una ciudad me permita hacerlo sin prisas y con un ritmo donde aprecie otras cosas. Si una ciudad no es un amor a primera vista tal vez sea sólo cuestión de insistencia aunque conmigo la capital francesa no necesita ser perseverante

Quizá en este viaje a París no me preocupe de recorrer cada monumento, de entrar en cada palacio, de visitar cada museo. Quizá, la segunda visita a una ciudad sea una buena idea hacerla desde la calma, visitando sitios a los que se quiere ir pero con un movimiento tranquilo donde los ojos se posen en otras bellezas que tal vez escaparon la primera vez.

Visitar París será volver a probar ese plato que tanto disfruté hace cinco años pero ahora intentaré descubrir los ingredientes con los que está hecha, saborearla con el conocimiento de los expertos.

Mira más sobre Francia

Dónde dormir en París - Hoeteles baratos

Qué hacer en París en invierno

cine de viajes

Calendario de Adviento Viajero: Cine de Viajes en Navidad

Visitar la Sainte-Chapelle de París - Rosetón

Visitar la Sainte-Chapelle de París: todo lo que tienes que saber

Dónde dormir en París - Hoeteles baratos

Dónde dormir en París: los alojamientos más baratos

4 comentarios

  1. Claro que si! Repetir un destino ofrece cosas que también valen mucho la pena como ir con más calma, pasear tranquilamente, ver cosas que no pudiste ver la primera vez …
    A nosotros esto nos pasa con Londres; hemos estado como 10 veces y siempre vemos cosas nuevas.

  2. Yo soy todo lo contrario, algunos lugares me han enamorado tanto que deseo volver a ellos una y otra vez, aunque eso me quite tiempo de ver otros…
    Solo he estado en París una vez, hace 3 años, con motivo de la boda de un primo y me pasó lo mismo. Caí rendida a ella y estoy deseando volver :)
    ¡Besotes y pásalo genial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *