Las 8 cosas que deberías saber antes de subir a un avión (contadas por una azafata de vuelo)

¿Te has preguntado cómo es el trabajo un/a tripulante de cabina? ¿Qué hacen y cómo pueden ayudarte? Desmotamos algunos mitos sobre la aviación y te desvelamos lo que deberías saber antes de volar en avión. Todo ello contado por una azafata de vuelo.

Historias de una azafata

1- Las salidas de emergencia son sagradas

Al fin encuentras tu asiento y ¡sorpresa! Te ha tocado la fila con más espacio. Mira a ambos lados. Estás junto a una salida de emergencia.

Esto significa que toda esta área debe quedar despejada. Así que, coloca todo lo que lleves en los compartimentos superiores y hazlo antes de se llenen. Ni bolsas ni mochilas ni abrigos. Nada por el suelo. Nada que suponga un obstáculo.

Te recomiendo que, si no sabes dónde ubicar tu equipaje, ya que el avión esté bastante lleno, avises lo antes posible a uno/a de los tripulantes de cabina antes de que acabe el embarque.  Alguna vez me he encontrado a algún pasajero sentado junto a la salida de emergencia, con una maleta en el suelo, no una mochila ni un bolso, ¡una maleta! No había hueco y se quedó ahí esperando sin decir nada.

Evita que tengamos que buscar un hueco justo antes del despegue.

Estamos ahí para ayudar y agilizar el embarque.  

 

2- No sin mi maleta

Cuando subimos al avión pensamos que nuestra maleta y nosotros somos uno.

Por tanto, no podemos separarnos de ella. Parece que se la van a llevar o se va a ir ella solita ‘volando’.

Si llegamos a nuestro  asiento y no hay espacio justo encima de nuestra cabeza. ¡No te preocupes! Seguro que hay algún hueco cerca. Y si no lo hay, tendrás que colocarla donde haya, antes de que se llene.

Esto es algo que mucha gente no sabe: Cuando compras un billete de avión, las compañías aéreas te están ofreciendo un asiento, con posibilidad de llevar el equipaje que cada una permita. Pero no se garantiza que tu maleta o mochila irá colocada justo sobre tu cabeza.

Tu equipaje permitido irá a bordo, eso no lo dudes. Pero el espacio en la cabina es limitado.

3- Sí, el espacio en la cabina es limitado

Para que tengas una idea, si haces vuelos de corto y medio recorrido a menudo volarás en el modelo de avión Boeing 737-800. A este avión le caben 90 maletas tipo ‘trolley’. Sin embargo, la capacidad para pasajeros es del doble.

Si cada pasajero, o la mayoría entra con una maleta. ¿Dónde metemos el resto?

Está claro que habrá que bajar algunas a la bodega ¿no?.

Si te ha tocado a ti, no es nada personal. A alguien le tiene que tocar.

Cada compañía tiene su procedimiento para esto. Pero siempre se hace teniendo en cuenta la previsión de pasajeros y equipaje, y la capacidad del avión.

Pero te puedo asegurar que TODAS buscan una cosa: acelerar el embarque y salir en hora.

Si el avión se llena de equipaje que hay que bajar, todo esto lleva un tiempo. Etiquetado y transporte y colocación en la bodega. ¡Las maletas no se teletransportan!

 

4- ¿A quién le gusta un retraso?

Es la causa por la que más pasajeros se enfadan. Y se enfadan con la tripulación o con la compañía en general.

Créeme, no hay nadie más interesado/a en que no haya retraso en la salida de un vuelo que un/a azafato/a.

¿Sabías que generalmente los tripulantes solo cobran por horas de vuelo? Es decir, un retraso en tierra no cuenta como tiempo volado. Así que no cuenta como trabajo, aunque sí que estés trabajando.

Entonces, ¿por qué suelen ocurrir estos retrasos?

Un avión no circula como un autobús. El tráfico aéreo es mucho más complicado de lo que se cree. Y son los que ejercen este control aéreo los que dan permiso para que un vuelo salga. Así, existen espacios de tiempo durante los cuales el avión puede despegar. Si no sale en ese tiempo tendrá que esperar al siguiente. Y esto puede suponer un retraso de incluso horas.

 

5- ¿Llegaré a tiempo para tomar mi vuelo en conexión?

Esta es la pregunta que más veces nos hacen al cabo del día. La respuesta es no lo sé. Desafortunadamente, no sabemos cuándo un vuelo va con retraso o cuándo va a embarcar o cuánto tardarás en llegar a la puerta de embarque.

Si tienes suerte de que tu vuelo en conexión sea con la misma compañía aérea, a veces dan la información de la puerta de embarque poco antes de aterrizar. Para que vayas directamente. Pero lo normal es que no se sepa de antemano.

Cuando compres un vuelo con parada en otro lugar y posterior conexión, sea con la aerolínea que sea, te recomiendo que elijas una combinación que te de suficiente tiempo para hacer el trasbordo. Al menos una hora y media de escala entre vuelo y vuelo.

¿Por qué?

Piensa que no solo es llegar a la puerta de embarque. Cada vez que entras en un país, aunque solo sea haciendo escala, tienes que pasar por un proceso: control de pasaporte, control de seguridad, comprobar la puerta de embarque en las pantallas informativas y llegar hasta allí.

Todo esto depende del aeropuerto al que llegues pero, ¿has estado en aeropuertos como el de Madrid, Londres o Moscú? Gigantescos que, si no los conoces, te llevará un rato ubicarte y tal vez que puerta de embarque esté a 10 minutos andando.

6- La función de lo/as azafato/as de vuelo. ¿Café? ¿Te?

Lo/as tripulantes de cabina pasamos por un entrenamiento de unas cuantas semanas antes de poder empezar a volar. Es un proceso largo que no todo/as acaban superando.

Te puedo asegurar que durante ese tiempo no nos enseñan el funcionamiento de la cafetera o cómo coger los hielos con las pinzas.

Nos enseñan a actuar en caso de que algo pase. Ya, el avión es el medio de transporte más seguro del mundo. Pero no deja de ser un aparato de toneladas a 30.000 pies de altura.

Damos un servicio de bebidas y comidas, si. Es una de nuestras tareas durante el vuelo, pero no estamos ahí para eso. Dependiendo del vuelo o la situación, el servicio se puede interrumpir o incluso no darse.

Pero los procedimientos de seguridad SIEMPRE se seguirán.

 

7- Súbeme la maleta

Otra creencia generalizada es que la tripulación está para colocar maletas en los compartimentos.

Pero, si subimos la tuya, ¿por qué no vamos a subir la de todos los demás?

Cada pasajero debe ser responsable del equipaje que lleva. Si no puede manejarlo, puede pedir que vaya en bodega ¡gratis!

No podemos estar expuesto/as a un accidente laboral por este motivo.

Durante el embarque estamos para ayudar en todo lo que se necesite. Hacemos ‘tetris’ imposibles con los huecos, te indicamos tu asiento, intentamos cambiar de asiento a los pasajeros que han sido separados y ayudamos a pasajeros con movilidad reducida, niños pequeños o alguna discapacidad.

Todo lo que facilite el embarque y favorezca la puntualidad.

 

8- Clase de geografía

Si le preguntas a un/a azafato/a por dónde estamos pasando o cuáles son esas montañas, seguramente su cara sea de póker. No es que se nos dé mal la geografía. Es que lo más seguro sea que realmente no sabemos sobre donde volamos.

  1. Porque no sabemos exactamente la ruta que  seguirán los pilotos.
  2. Nos pasamos el vuelo con la cabeza puesta en las tareas y procedimientos  de cada momento.  ¡Ni nos acordamos de mirar por la ventanilla!

Muchas veces no sabemos hacia donde vamos ni desde donde despegamos. Alguna vez escucharás que el/la azafato/a se equivoca al decir la ciudad en la que has aterrizado o se para a pensarlo.

Es normal. Tras varios vuelos la geografía se pierde.

 

[alert type=»general» dismiss=»no»] Este artículo ha sido escrito por Esther, responsable de Vida de AzafataEs un sitio web creado por una azafata de vuelo para asesorar a las futuras y futuros tripulantes, acercarles cómo es la profesión y su vida e informarles sobre las entrevistas, convocatorias, requisitos, etc. Un espacio para los amantes de aviación y este estilo de vida. [/alert]

Mira más sobre Viajes

Vista interior el techo de la casa Batllo

8 sitios que ver en Barcelona en un fin de semana

Rasones para viajar a Estados Unidos

Qué documentación se necesita para viajar a Estados Unidos

Letonia cupula dorada riga

Calendario de Adviento Viajero: Letonia y sus poemas

Que ver Birmingham - Tienda de colosinas

Calendario de Adviento Viajero: qué regalar a los locos por los viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *