Ahorrar en viajes: el alojamiento

Hace unos días os contábamos sobre nuestra técnicas para ahorrar con la comida cuando viajamos y de esa forma permitirnos más salidas a diferentes destinos. Lo mismo nos podríamos plantear con el alojamiento que, dependiendo del destino puede costarnos un ojo de la cara o ser simplemente un chollo que nos permita encontrar un alojamiento barato.

En India, Miri y yo, conseguimos alojarnos por 4 euros aunque acompañados de ratas, calores y mosquitos. En Bolivia llegué a pagar sólo un euro para dormir, aunque fue en una cama de paja. Posibilidades hay muchas pero como se trata de disfrutar del viaje aqí van las mejores opciones para gastar poco o nada en los alojamientos durante nuestros viajes.

Alojamiento barato en viajes

Couchsurfing, una forma de ahorrar en alojamiento.

Couchsurfing. Es la mejor opción que encontré jamás. Básicamente se trata de una comunidad donde tu dices que necesitas un sofá (o cama, es lo mismo) para dormir y pides que te aloje alguien de esa ciudad. Al mismo tiempo tu puedes ofrecer (como hacemos nosotros) un sitio para alojar gente a cambio de nada más que solidaridad, compañía y buenas conversaciones.

Intercambio de casas. Hay un viajero en una parte del mundo que quiere venir donde tu vives y tu quieres visitar su ciudad ¿qué mejor que intercambiar casas por ese período así ninguno de los dos paga alojamiento? Esa es la idea del intercambio de casas impulsado por Home Exchange, una opción muy confiable y que nos permite viajar barato.

 House Sitting. Imagínate que hay una familia en el mundo que tiene que dejar su casa por un tiempo y quiere que alguien se la cuide; ese alguien se ofrece y convive con la familia un poco menos de una semana. La estadía debe ser pautada entre ambas partes pero puede ir desde semanas a años. Más que viajar todo el tiempo es muy útil para ir a vivir a otra ciudad por un pequeño tiempo.

Dormir con una familia. Esta opción es de pago pero aun así resulta económica. Hay diferentes webs como Airbnb donde las familias ofrecen una habitación o un espacio en su casa y tu puedes alquilarlas por el tiempo que necesites a un precio mucho menor que el que pagarías por un hotel.

Además de estas opciones se podrá pensar en dormir viajando en trenes, en hostales baratos donde te cobren nada más que la cama que utilizas o en hoteles pequeñitos y cualquiera que sea la decisión, lo mejor es pasarlo bien mientras se gasta poco.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

2 Comentarios.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *