Vistas del Coliseo Romano en el atardeer.

¿Podremos viajar en 2021?

Voy a cometer una falta de respeto y correr un riesgo muy grande: voy a aventurarme a prever qué puede pasar el año que viene. Espero no equivocarme y poder decirte si vamos a poder viajar en 2021 con total libertad.

En medio de una pandemia mundial ý sin que tengamos en claro nada aquí estoy yo, tratando de adivinar qué puede suceder. Sobre todo lo que intento sacar en claro es si tu y yo podremos correr el riesgo de comprar billetes o reservar un alojamiento en 2021.

Toma lo que te voy a contar con pinzas y como si te lo dijera un amigo. No soy un profesional con información secreta.

Ya hay vacunas. ¿Todo está resuelto?

Los principales países de América Latina, Europa, América del Norte y Asia ya han comenzado, muy tímidamente a vacunar. Eso da una esperanza pero no una solución de momento.

Las vacunas estos días en los países son una declaración política y de intenciones más que una forma real de prevención a gran escala.

Los gobiernos han utilizado la llegada de vacunas con cuentagotas como si lloviera la solución del cielo y todo el mundo sería bendecido.

Voy a ponerte un ejemplo ficticio para que tengamos una idea. En un país de 40 millones de habitantes llega un cargamento con 400 mil vacunas. Esto es el 1% de la población. Para que ese país comience a entrar en la normalidad debería vacunarse entre el 60% y el 70% de sus habitantes.

¿Cuál es el panorama de los viajes en 2021?

Dicho lo anterior y viendo la velocidad con la que los laboratorios pueden fabricar las vacunas parece que el panorama no es muy alentador. Pero es importante recordar que vivimos en un mundo capitalista desesperado por hacer dinero.

Todo hace estimar, según opinión de algunos expertos, que los países podrían ir entrando en una mayor normalidad con la llegada de la primavera europea.

Parte superior de la pirámide de cristal del museo de Louvre.

Es decir que hacia finales de marzo y en el mes de abril se mantendrían las restricciones en viajes pero con un poco menos de rigidez de la que tienen ahora.

Es muy difícil saber o predecir si volveremos a viajar con completa normalidad, pero es probable que para el verano tengamos libertad de movimiento con ciertas condiciones.

Se estima que podríamos movernos entre países ya sea con el uso de mascarillas en transporte público o mostrando una prueba que garantice que no estamos enfermos.

Recordemos que en algunos países, por ejemplo en el norte de Europa, no es obligatorio usar gel al entrar, la gente se da abrazos y todo sigue más o menos normal.

Pero entonces, ¿puedo o no comprar un billete de avión?

Esta semana me han llegado al menos dos correos de empresas aéreas intentando que compre billetes de manera anticipada. Mi consejo es que si quieres correr el riesgo lo hagas solo si te garantizan la devolución del dinero.

La cola de los que están esperando que le devuelvan lo gastado antes de la pandemia es más larga que la muralla china actualmente.

Yo personalmente no contrataré jamás un viaje con Ryanair. Si te atreves y tienes buena experiencia me gustaría escucharte.

La otra opción es hacer todo apoyado en algún tipo de seguro. Con tanto caos las empresas de seguro han encontrado una veta de negocio. Muchas de ellas ofrecen seguros que te cubren todo los gastos por viajes cancelados.

¿Y si no viajo, a dónde voy?

Ya sé que la abuela te tiene muy vista la cara y conoces hasta el último rincón del pueblo de tus padres. Pero si no quieres correr el riesgo sigue dándole una oportunidad a los destinos cercanos a ti.

Hay viajes que puedes hacer en coche, destinos de un día o de un fin de semana o, incluso, de una semana con alojamiento fácil de cancelar.

Edificios y casas históricas en la zona antigua de York.

El resumen sería: trata de arriesgar poco y tener paciencia.

¿Qué haré yo?

Yo vivo en una isla amigos míos. He tenido un año mucho más complicado que otras personas y no he hecho un viaje grande hace un tiempo. Pero aún así intento ser cauteloso.

EL máximo riesgo que pienso correr será comprar un par de billetes a países cercanos (y serios) siempre que se cumplan dos condiciones: que el coste no sea elevado y que me permita una cancelación fácil.

El alojamiento lo voy a dejar casi hasta último minuto o hacer reservas con cancelación gratuita.

El resto de mis viajes van a ser más bien locales sacando provecho al máximo los destinos de tren y bicicleta.

Mira más sobre Viajes

Vista de la arquitectura de Barcelona

Consejos para un viaje corto a Barcelona

Vista interior el techo de la casa Batllo

8 sitios que ver en Barcelona en un fin de semana

Rasones para viajar a Estados Unidos

Qué documentación se necesita para viajar a Estados Unidos

Letonia cupula dorada riga

Calendario de Adviento Viajero: Letonia y sus poemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *